miércoles, abril 18, 2007

Nihilismo. Una discusión (II)

Como respuesta general a Seres Vacíos entre Mundos Habitados, y en general, para establecer antes de cualquier continuación del problema una serie de condiciones previas, hago alusión de nuevo a aquella señal que identifiqué como lugar común del pensamiento en su sentido más tradicional, aún siendo consciente de que quizás la nueva seña del pensamiento sea su propia negación, cuando menos su negación tradicional.

En efecto, que el nihilismo es una plaza de la discusión filosófica no significa que lo sea del problema de la sociedad como tal o de la cultura en general, etc. Pero no se puede tratar como una condición de posibilidad aquello que podría ser una conclusión. Me explico; es preciso deslindar el ámbito del nihilismo entendiéndolo como acontecer perteneciente a la filosofía, y con ello, a la historia, toda vez que el pensamiento filosófico se entienda (y yo lo entiendo así) como una reacción a la vivencia, a la experiencia o a la historia, de sus consecuencias colaterales como puedan ser las orientaciones económicas o sociales que se sigan de él. Que en todo caso el nihilismo y la postmodernidad mantienen una relación necesaria es indubitable. Anteriormente propuse que el nihilismo se podía fechar recientemente, equiparándolo a un acontecimiento social o económico. Grave confusión la mía, pues con ello compliqué el problema al salir del discurso filosófico y empaparlo con eso que se llama "postmodernidad" o "postmodernismo", y por tanto desplazándolo del ámbito propio del nihilismo, que, quede ya de una vez claro, es el relativo a la tradición de un pensar que hemos llamado metafísico, y cuyo suelo es sobretodo filosófico.

Con ello no quiero sino guardar el propio espacio de la filosofía. Ahora bien, ello no significa que haya que buscar en los inicios del pensar filosófico las condiciones del nihilismo y que a su vez eso signifique desplazarse a acontecimientos sociales o económicos que habrían preparado un acontecer del pensamiento distinto, en lugar de un pensamiento que hubiera preparado tal acontecer. Pero si la palabra nihilismo como tal aparece ya en Jacobi y en las discusiones con Lessing sobre Spinoza, ello quiere decir que quizás sea posible entender el inicio del nihilismo en los primeros pasos de la racionalidad ilustrada, o cuando menos, en otros lugares que podrían ser más claros y más cercanos en el tiempo de sus consecuencias fácticas que no la Atenas de Platón. Ésta era la crítica en contra de la idea de yuxtaponer el inicio del nihilismo con el inicio de la metafísica.

En efecto, lo que sugiere la historia de la metafísica y de la razón entendida como aquello que puede contener o igualarse al ser, es que es su caída lo que genera el vacío y la intestabilidad que llamamos nihilismo, y no su persistencia, que como tal, aún a la manera de cierta voluntad de poder, cubre el espacio de lo inenarrable, a saber, el abismo, de la misma forma como lo puede hacer la religión, el mito o el arte, lo que supone que de hallarse el pensamiento en su íntima esencia envenenado por el nihilismo, habría que suponer lo mismo de cualquier forma de expresión humana, dado que la poesía, el arte o el mito suponen también una igualación-distanciación con el ser como espacio que cubre un cierto abismo, a saber, el abismo fundamental o la falla originaria que mírese donde se mire existe como constitución primera de la realidad.

Lo que distingue al pensamiento postmetafísico es la voluntad de no cerrar tal abismo, es la necesidad de caminar sobre él con la conciencia de que la esencia de toda verdad se cierra en su temporalidad. Ello se confunde fácilmente con el nihilismo, pues a fin de cuentas, todo pensamiento postmetafísico tiene como suelo u obstáculo el nihilismo; la diferencia por tanto es de grado, de intención a lo sumo.

Pero con ello se hace claro que el nihilismo comparte más cosas en común con el pensamiento postmetafísico que con el pensamiento platónico o con la racionalidad ilustrada, esta última con aquellos lugares que podrían hacer de ella la madre misma del nihilismo. Y, en efecto, tal voluntad de caminar en la brecha tiene que ver poco con el conformismo de la postmodernidad.

La postmodernidad, a mi juicio, se diferenciaría del proyecto de un nuevo pensar en que mientras aquella es una negación explícita del proyecto metafísico, o un pensamiento acotado a la inmanencia del desarrollo económico (Jameson), el pensamiento postmetafísico simplemente asume el estado de la cuestión como el sitio o el lugar desde el que hablar, cosa muy diferente a plantear por sí mismo una destrucción de lo antiguo o de aceptar acríticamente la supuesta superación o ventaja de nuestra condición actual. Esa ventaja, sin embargo, si existe, no puede hallarse sino en la capacidad de ejercer nuevamente la libertad, mediante los nuevos caminos que pueda abrir tal pensamiento.

8 comentarios:

David Carril dijo...

Ciertamente, me he tomado la libertad de distinguir pensamiento postmetafisico de pensamiento postmoderno en cuanto este ultimo parece pro-ponerse frente a la modernidad (inconclusa?), y prefiero hablar de pensamiento postmetafisico frente a pensamiento metafisico y dejar el termino "postmodernidad" como sinónimo de "postmodernismo" en cuanto lógica cultural del capitalismo tardío (Jameson).

Luis González Santamaría dijo...

Salud:
Me ilustro con sus comentarios y pregunto (lectio-quaestio). Dice en esta nota: "todo pensamiento postmetafísico tiene como suelo u obstáculo el nihilismo; la diferencia por tanto es de grado, de intención a lo sumo". ¿Qué significa suelo y obstáculo? ¿es lo mismo? El suelo no puede evitarse en el camino, salvo salto mortal con inevitable re-caída. El obstáculo se salta y se deja atrás. ¿Cabe una superación, un dejar atrás del "caso nihilista", como una affair de la crisis de madurez de la metafísica?¿Desde dónde ve horizontes luminosos para poder ejercer el salto?
Saludos delos seres vacíos

Renton dijo...

Muy buen post y el planteamiento de Santamaría... os leo con atención acechado desde las sombras de mi ignorancia.

Renton

David Carril dijo...

Hola, Luis. Bueno, en realidad el nihilismo puede ser suelo y puede ser obstáculo, y si, creo que es posible salvarlo. El problema es que lo que creemos posible puede ser solo una ilusión. No hay mas que ver que ya Hegel cree que el "nihilismo" es un momento del desarrollo del espíritu, y precisamente el pensaba que era en la nada donde comenzaba la filosofia. Hasta que punto es posible un pensamiento sobre las ruinas es algo que me llama la atencion. No se si es posible, en todo caso es heroico, y quisiera creer que se puede llevar a cabo. Pero esto no es una condicion del pensar, en todo caso es una finalidad, una meta. En este caso, hay que ver como una meta aquello que en las situaciones de "normalidad" veriamos como la simple condición de toda posible reflexión. Por eso me obsesiona el lugar desde el que hablamos, pues ello implica redefinir no solo el discurso, sino tambien el propio sujeto, sus instrumentos, sus posibilidades. Claro esta que si bien representa un momento de la libertad, no se puede obviar las palabras de Jean Paul: "si uno puede ser su dios creador, ¿por que no tambien su angel exterminador? " en realidad, por eso el nihilismo o el afrontamiento del nihilismo puede verse tambien como un reto ilustrado, como aquello que un dia se propuso la Ilustración y que definia la capacidad del hombre de valerse por si mismo. Saludos.

David Carril dijo...

Gracias, renton, por seguir con tanto interes la discusion...que se abran generosos los rios de las posibilidades es lo mejor que le puede pasar a este asunto.

Luis González Santamaría dijo...

... y la amenaza de que la superación sea sólo iluso espejismo ¿no arrasa las condiciones iniciales del pensar al caer la reflexión más del lado de la literatura que de la ciencia(hablo así por decirlo de algún modo)?

Por otro lado la proliferación de signos equipotentes en la brecha de la que hablabas - "pues no es lo mismo el pensar que el ser ;o sí, pues no hay otra cosa" -, la inflación del decir, ¿es ganancia?¿abre realmente un marco de libertad al modo ilustrado?¿ o nos conduce a lago más próximo al amor fati de algún Nietsche o a al extraño spinozismo?

Salud

Renton dijo...

Una pregunta paralela por favor porque a medida que os leo me documento.

No es cierto que el Nihilismo Activo que apuntaba Nietzsche no es nihilismo?

Es una postura fundamentada en una idea.

Y eso NO es nihilismo, me equivoco?

Renton

Luis González Santamaría dijo...

En principio yo tiendo a suponer(ingenuo de mi) que si a "algo" (la cosa) lo denominamos "nihilismo" es porque, en cierto sentido, es nihilismo. El adjetivo - activo/pasivo, positivo/negativo, alegre/decadente(yo prefiero estos últimos) - matizaría la actitud o las ganas con las que uno se enfrenta a la cosa.

Me da la impresión que se tiende a aplicar el término nihilismo a muchas cosas - ese es el vicio de este debate, como lo era/es el debate sobre Dios (o así).

La pregunta es : ¿ Nietzsche es nihilista o sólo el médico que diagnostica "el caso"? Los doctores en el caminante alemán podrán decidir(jaja) sobre el tema, pero se encuentran con el mismo problema - el significado excedente del vocablo "nihilismo" -- y también del vocablo "nietzscheano".

Mi opinión: Nietsche no es un exseminarista ruso que ha roto con su Dios y se siente llamado por la historia y la acción directa destructiva (casi al modo del asesino dela Campus de VirginiaTech, vestido de negro y poniendo caras siniestras ante su cámara - dios que patéticas son las tragedias humanas!). Yo veo a Nietsche más mediterráneo y hedonista: el nihilismo es el nombre de la conciencia de que nada es para siempre ni para cualquier contexto, y que la tarea que nos ocupa es inmensa por lo simple--- crear un cierto marco precario para poder hablar de lo precario que son nuestros marcos y recrearnos constatemente en el enriquecimiento de nuestra ironía sonriente. A algunos les parecerá decadente pero...

En definitiva, por abreviar, filtro el nihilismo por el Albert Camus de "cartas a un amigo alemán" y el Rorty de "Contingencia, Ironía y solidaridad".

Perdonad lo largo.
Los seres vacíos os desean rayos de sol mediterráneo para este fin de semana.