viernes, mayo 25, 2007

Extracto del Libro del Insomnio (II)

182. Tradicionalmente se considera que el pensamiento en general es aquel lugar inalienable por excelencia, allí donde nadie nos puede usurpar nuestro derecho a la privacidad e individualidad. Se argumenta que no podemos viajar a través del tiempo, pero podemos hacerlo a través de la imaginación. Se dice que no podemos viajar a este o a aquel país, pero que mentalmente podemos lograrlo. Todo este argumento es tan cierto que su revés negativo no podía dejar de influir en la filosofía. Y de ese modo el pensador ingenuo cree acceder a la esencia de las cosas por pensar las cosas, cree agotar el sentido de la realidad pensando el sentido de esa realidad, y descuida por completo el hecho de que solamente está imaginando, como el viajero que mentalmente recorre Venecia, y por tanto, puede tener una idea de la misma, pero nunca podrá escuchar el sonido de las góndolas al golpear contra el agua de los canales sus paletas, o el ruido de unos pájaros asustados por el paso del comerciante que se levanta para trabajar. Tan sólo le quedará ese reflejo en la imaginación, y nunca podremos igualar su imaginación de Venecia con la experiencia real de Venecia. Este caso es aplicable en general a toda la labor de la filosofía, que tan sólo es un discurso sombrío sobre el luminoso y único ser.

197. Yo una vez tuve ideas, pero se me derritieron. Poseer una idea no es muy diferente de tener entre las manos un helado en el verano abrasador.

198. Los conceptos son jaulas donde el pájaro que habita en ellas señala una realidad que no puede jamás alcanzar.

199. La realidad que buscamos con tanta ansia está ya siempre supuesta por nosotros, de otro modo no podríamos tomarnos nada en serio. De manera que, ¿qué es lo que buscamos? La pregunta por la pregunta es más esencial que la pregunta por el mundo.

200. La vida, entendida como flujo del devenir artístico, que se crea y se destruye, es la causa de que la tematicemos en un concepto; pensamos la vida porque ésta se halla continuamente en cambio, y a causa de la perplejidad que nos provoca ese cambio tenemos una materia acerca de la que meditar. Es la vida la causante de nuestras incapacidades más sublimes.

201. Bienaventurado es aquel que aún cree en algo, pues de él será el reino de la tierra.

202. Mi cabeza no es mucho más que un establo vacío donde lo único que queda es el olor rancio de las ideas que lo habitaron.

203. Amor fati: Pero, ¿cómo le vas a pedir al trabajador alienado, sometido a la gran máquina del Estado, envuelto en las cadenas de una vida sin sentido, que todavía tenga que amar la vida con toda la complejidad de su tragedia?

204. La vida no camina por ahí, lejos de nosotros, ni duerme mientras estamos en vigilia, ni se halla en vigilia cuando dormimos. La vida es la patencia permanente que nos acompaña en cada momento de la existencia y cuya luz inunda nuestra conciencia. Por eso no se puede predicar ninguna propiedad de la vida que sea muy diferente de lo que podamos decir de nosotros mismos.

205. El hombre es monstruoso, la vida es monstruosa. El hombre es injusto, la vida es injusta. Dónde empieza el hombre y dónde acaba la vida.

206. El punto central de la filosofía de Kierkegaard debe comprenderse como un trascendental kantiano; sólo porque nos preocupamos de nuestra vida, y esta preocupación toma la forma de la pregunta por la comprensión, accedemos a la vida en general, a la filosofía como saber del hombre acerca de sí mismo. La filosofía a menudo olvida que, más allá de su origen instintivo, parte de la experiencia real de cada hombre que experimenta la vida en cuanto que es ya siempre su propia existencia.

207. O digámoslo de este modo: no tiene sentido que el individuo concreto se preocupe por los problemas de la filosofía si éstos no definen con prioridad el sentido de su propio ser. No se puede imaginar a nadie que con independencia de esto pueda seguir el camino del pensamiento por su valor en sí mismo.

216. La vida, en efecto, no puede ser injusta simplemente por el hecho de que a ti te haya tocado una mala posición en ella. La vida sólo puede ser injusta si hay un principio teleológico en ella o un absoluto que la guíe desde el exterior. Tal cosa, creemos, no existe, luego la vida es puro azar. Del azar no se puede predicar que sea justo o injusto, pues no elige a unos a propósito para beneficiarlos frente a otros, ni decide que estos otros deban ser perjudicados. Precisamente porque es azar no elige a sus víctimas ni a los verdugos, y pueden cambiarse a lo largo de la historia los papeles de ambos. La conclusión es que uno no puede llamar a la vida “injusta” porque a él le haya ido mal, a no ser que también la llame injusta aunque le haya ido bien. En todo caso, llamar injusto al azar es como llamar injusta a una piedra o a un árbol solitario.

217. La creación como expresión de la libertad es un concepto rancio, algo en lo que nuestros contemporáneos han dejado de creer. Sólo salva la libertad la idea de gratuidad, de hacer algo sin objeto, por pura expresión de la voluntad. La idea de la gratuidad puede además configurar una ética.

218. Un Dios no puede dar razones de lo que hace, ni poner fundamentos de lo que dice. La soberanía de demuestra por su absoluto, por su incondicionalidad. Por eso Dios no pertenece al hombre, como aquel ente cuya esencia es la razón.

219. La conciencia histórica como conciencia de la vida significa: no podemos saber qué sea la vida, no podemos adjudicar propiedades a la vida como si se tratara de un objeto más, pues deberíamos salir de la vida para poder hacer una cosa así. La vida es el horizonte que nos engloba, el aire en que vivimos, lo inobjetivable por excelencia.

220. Claridad en las ideas al mismo tiempo que sujeción en la difícil cuerda de la cordura. Tal cosa es una de las misiones más difíciles que a un hombre se le pueden encomendar.

221. La claridad y la coherencia de las ideas van de la mano con una pérdida del asiento en la realidad cotidiana, con un peligroso perderse en las lindes del bosque abrasador, y entonces entramos en un abismo en cuyo seno sólo nuestras leyes pueden ser guías, sólo nuestras leyes pueden constituir nuestra próxima destrucción.

222. En este sentido, pensar no difiere mucho de existir.

223. Pensar es una forma de existir.

224. El poeta es un hombre que se caracteriza por su desesperación. La desesperación de ser capaz de no considerar los medios para llegar a los fines, de olvidar el peligro con el objeto de dialogar con el Absoluto. En su deseo de plenitud pierde la individualidad que caracteriza al sujeto, y en el trance del éxtasis deja de ser hombre para pertenecer a la madre Naturaleza de la que emergió.

225. Pensar es constatar, elaborar un tablero de juego, vislumbrar un horizonte, saber que hay un juego que jugar, un juego en el que va la sangre y va la vida.

226. Pensar es una forma de pedir auxilio.



16 comentarios:

Toni dijo...

David, a riesgo de ser pesado, reitero el consejo que ya te han dado otros: vigila la propiedad intelectual de estos escritos tuyos, hay hay mucho zorro agazapado en internet.
Creo que en los aforismos encuentra inaudito acomodo tu expresión: la tierra de nadie donde lo analítico y lo sintético dejan de darse la espalda.

Renton dijo...

Wow... me ha gustado mucho y sip, haz caso a toni.

La vida es el horizonte que nos engloba, el aire en que vivimos, lo inobjetivable por excelencia.

Esto es en cierto modo un argumento a favor de la conciencia colectiva?

Renton

phiblógsopho dijo...

Por mi parte, pueden robar todo lo que escribo en mi blog. Nada me pertenece. Y no conozco una estupidez más grande que la propiedad intelectual...

David Carril dijo...

Hola a todos. Yo ya me registre en creative commons, aunque quien sabe la fiabilidad de este tipo de servicios. Y renton, ¿conciencia colectiva? Bueno, me refiero a aquello en lo que estamos involucrados que no se puede tematizar por la conciencia.

saludos.

Renton dijo...

David:
me refiero a aquello en lo que estamos involucrados que no se puede tematizar por la conciencia.

Mande...?


Renton

David Carril dijo...

Hola, renton. Me temo que mi explicacion fue desafortunada. Me referia en realidad simplemente a la vida como totalidad, como aquel horizonte que no puede ser abarcado por la conciencia por estar presa ésta en el y porque excede, en cuanto totalidad, toda comprension. Como decia Dilthey, para comprender la vida como totalidad histórica habria que esperar al final de la historia.

saludos.

Toni dijo...

phiblógsopho...No sé qué te puede pasar para ser tan snob y tener tan poca consideración, ¿para qué iba alguien a robar tus refritos de Heidegger? Si te parece estúpido lo que he dicho, a lo mejor este no es el lugar para decirlo, o si tu arrogancia pueril no te permite callártelo, hazlo de un modo que no haga pensar que eres un payaso.
Inténtalo, hombre.

David Carril dijo...

Hola Toni y Jethro.

En realidad, estoy con Toni con que tu comentario fue desafortunado. No pasa nada, sin embargo. Como si no tuvieramos derecho a equivocarnos, mas alla de que consideres que es una provocación mia que haya entendido tu comentario como una equivocación. Mas bien es una contradicción, pues, ¿de veras no te importaria que alguien plagiara tus tesis o tus escritos? Me cuesta mucho creerlo, por mucho que detestes la posición del autor. En fin, creo de todos modos que no hace falta violentarse. Cada uno puede dar su opinion libremente y sin mas problemas,

saludos.

phiblógsopho dijo...

Sí, fue un comentario de pasada. NO entiendo la violencia. Toni fue a mi blog a dejar el mismo comentario.

Pero en fin...

phiblógsopho dijo...

Hay una desplazamiento. Yo dije que la propiedad intelectual me parecía una estupidez y Toni dijo que yo dije (lo cual no es cierto) que lo que él dijo era una estupidez.

Problemas básicos de lógica.

David Carril dijo...

Ciertamente a ti no te pareció estupido lo que dijo Toni, pero supongo que lo insinuaste en cuanto que él explicitó la importancia de la propiedad intelectual.Es decir, que si Toni (x) apuesta por la propiedad intelectual (y), y tu (Jethro) apuestas por la estupidez de y, en realidad insinúas de forma clara que el comentario de (x) es estúpido.Lógica básica :) Lo sigo sin malas intenciones, lo que no es lógico ni sensato es provocar discordias por un asunto de tan poca importancia. Asi que saludos a ambos y cuando deseeis quedais invitados para tomaros una cerveza,

david.

Toni dijo...

¿Lógica? El lenguaje tiene, a parte de esta dimensión, otra, a saber: la elusiva. Decir ahora que no dijiste que dijiste que dije, etc. es bastante pueril.
Agradezco la llamada a la concordia por parte de David; y sí, dejé el mismo comentario en el blog de Jethro para asegurarme de que lo leyera, pero no estoy seguro de que se dé un mínimo de background común en cuanto al lenguaje, como para obtener lo que yo quisiera obtener: una disculpa, una simple y llana disculpa; sin rencores.
Apuesto a conoces estupideces mucho más grandes que la propiedad intelectual...
En fin.

phiblógsopho dijo...

Me disculpo, porque no quise insinuar (aunque lo pareciese) que nadie era estúpido.

Lo de la lógica también iba por la acusación (ésta sí bastante explícita y sin ninguna alusividad) de que de alguna manera yo podía temer el que robasen mis "refritos" de Heidegger.

Pero sí, dejémoslo ir...

Toni dijo...

Acepto tus disculpas, pero me temo que, si relees lo escrito, no verás en ello insinuación alguna sobre un hipotético miedo al robo de lo que llamé tus refritos: no me queda más remedio que, habiendo condenado tu capacidad de codificación de lenguaje, hacer ahora lo propio con tu capacidad de decodificación del mismo: no hay posibilidad de que hayas interpretado como una acusación lo que yo te lancé como una ironía ante el carácter de tu obra, la cual considero súmamente prescindible debido a su obsesión lastrante con Heidegger, entre otras cosas.

No pienso continuar esta polémica tan baladí, pero tampoco puedo dejar pasar la oportunidad de tomarte como ejemplo de ineptitud total en el uso del lenguaje.

David, siento que tu blog se haya visto tomado de esta forma tan vil para discutir de nada.

Renton dijo...

David:
Me temo que mi explicacion fue desafortunada. Me referia en realidad simplemente a la vida como totalidad, como aquel horizonte que no puede ser abarcado por la conciencia por estar presa ésta en el y porque excede, en cuanto totalidad, toda comprension.

Eingh?

Erm... todo aclarado, sí...

de todos modos que no hace falta violentarse. Cada uno puede dar su opinion libremente y sin mas problemas,

Exacto...

Toni:
tampoco puedo dejar pasar la oportunidad de tomarte como ejemplo de ineptitud total en el uso del lenguaje.

Hey, tampoco te olvides de mi a la hora de tomar más ejemplos de ineptitudes... oiga! señor! aquí, aquí... oeo? buf...


Renton

Anónimo dijo...

Renton, me alegra tu presencia en este blog siempre que te veo, tu interés me parece limpio y natural, pero te pido que entiendas mi indignación para con Jethro. Si aspiras a escribir sobre cosas sublimes, no puedes hacerlo como lo ha hecho él. Eso es todo.
Un abrazo.