sábado, junio 16, 2007

Extracto del Filosofario (Cuaderno 18)

- Se habla del fin de la filosofía del sujeto que no es otra cosa que la filosofía del concepto del sujeto. Así, todo lo que caiga en este saco conceptual se rechaza por considerarse metafísico. Bajo la asimilación de todo aquello que tenga un parentesco con el concepto de sujeto, se hace la misma violencia que la que ahora se hace al utilizar ese mismo concepto para rechazar todo lo que se le parezca en algún sentido.

- La concepción del mundo más inteligente es la satírica. Es también la más sabia, si a esa sátira se le une cierta necesaria frivolidad bajo la que el autor desnude la tragedia del mundo en el que finalmente ha de vivir. La novela en ocasiones es capaz de ofrecernos un modelo satírico de este tipo cuando nos decidimos a comprender a un personaje real en función de su descripción narrativa, que suele ser cómica aún sin saberlo ella misma. Entonces el mundo mismo imita a la narración, y no al contrario, haciéndolo más habitable. Pues aún la novela más terrible será siempre un cielo comparado con el infierno de un mundo terrible. La ironía cura las heridas de la vida.

- No hay nada más fácil que envilecerse. Se diría que la naturaleza humana tiende naturalmente a la perversión, a la estupidez, y que sólo grandes fantasmas como la moral o la educación pueden enderezarla. Ahora bien, en muchos casos resulta que la educación y la moral, en lugar de detener el envilecimiento, lo que hacen es trabajar con él como el escultor con su masa, dando forma bella al material informe, el cual sigue permaneciendo como la materia original. El resultado es que el propio envilecimiento anega los pantanos del saber y las almas de aquellos que piensan.

- No es verdad que la vida sea una pesadilla. De la pesadilla uno se despierta, pero la vida permanece siempre como el fondo tedioso de todos los horizontes.

- Ahora utilizan la filosofía como instrumento para resolver los problemas del vivir cotidianos, y dicen que hacen paideia cuando lo único que organizan son charlas chapuceras de sesentonas y barrigudos que cuentan lo mal que lo pasaron en su última operación de apendicitis.

-A las marujas del "asesoramiento filosófico": no sólo es necesaria la voluntad para comprender la vida. Se necesita además un poco de locura, un cierto desquiciamiento vital y mucha inteligencia.

-El creador del "asesoramiento filosófico" (Lou Marinoff), es un gusano nauseabundo que ahora vive con miles de millones robados a las almas de poca voluntad. Él si que ha comprendido el sentido de la vida, que consiste en embaucar al prójimo para hacerse millonario.

- Es verdad que mi manera de escribir no pertenece a este siglo, pero, ¿qué le voy a hacer? Cuando me expreso en los términos de mi época, entonces siento un terrible vacío de estómago.




5 comentarios:

David Carril dijo...

El Filosofario es un cajón de sastre guiado en principio por el deseo de ser un diario que derivó hacia la escritura fragmentaria y las observaciones sobre todo filosóficas. También de él he extraído algo para el Libro del Insomnio.

Horrach dijo...

En la línea de Marinoff, qué decir del payaso Bucay, que cada vez que se pasea por Mallorca llena varios auditorios. Ya se sabe que a los vendedores de crecepelo y los apóstoles de lo que llamo 'parapsicología de la autoayuda' nunca les faltan (ni faltarán) clientes-borregos. La filosofía nunca, jamás, será para el populacho.

David Carril dijo...

Pienso lo mismo. La filosofia supone un esfuerzo y además precisa de un interés ajeno al del mero sobrellevar una vida desgraciada con consejos oportunos. Es una desgracia para la filosofia que algunos oportunistas hablen de este tipo de psicologias baratas como del fin propio de la filosofia griega, la Paideia. Además hay que decir que la mayoría de estos asesores tienen un conocimiento muy superficial de la filosofía. Esperemos que esta moda no se extienda demasiado por España.

Saludos.

isladelmanes dijo...

Compartiendo las ideas de este texto, y de este modo sintiendo cierto calor en el corazón al leerlo; subrayo "la ironía cura las heridas de la vida" y "no sólo es necesaria la voluntad para comprender la vida. Se necesita además un poco de locura, un cierto desquiciamiento vital y mucha inteligencia";aunque soy visitante fugaz, no me olvido de tu blog, saludos david

David Carril dijo...

Hola, Isladelmanes.

Es de verdad un agrado para mi tenerte por aqui. Gracias por visitarme. Recibe un abrazo.